BOLSAS DE ALGODÓN por BOLSAS DE PLÁSTICO

la_fallerita_bolsas_algodon_si_gracias01

Involucrarse en mejorar el medioambiente y así en un mejor futuro para nuestro planeta empieza desde casa, con nuestro compromiso y una de las maneras más fáciles de hacerlo es usando bolsas de algodón, un buen hábito, fácil de tomar y muy positivo para la mejora del medio ambiente.

Aunque la fabricación y estampación de las bolsas de algodón no carecen de impacto ambiental, el hecho de que sean reutilizables y están hechas con un material natural y biodegradable las convierte en una opción mucho más ecológica y sostenible que las bolsas de plástico.

Las bolsas de tela son mucho más duraderas, atractivas y prácticas porque pueden diseñarse para un uso muy específico, ir a la playa, ir a la compra, ir a la peluquería, como lo son las bolsas pelu de “La Fallerita. Regalos Personalizados”. Pero es sobre todo el argumento de la ecología lo que debe convencernos para decir adiós a las bolsas de plástico.

Las bolsas de algodón, en su proceso de fabricación, consumen mucha menos agua, energía y, por supuesto, petróleo . Ayudan a proteger los océanos y no son peligrosas para los animales salvajes, que son,las primeras víctimas de las bolsas de plástico.

Además, las bolsas de algodón son muy fáciles de encontrar hoy en día. Puedes elegirlas en algodón normal o ecológico. En “La Fallerita”, toda nuestra línea de bolsas es de algodón orgánico para que sea aún más respetuoso con el planeta. El algodón orgánico proviene de un cultivo libre de pesticidas y, por lo tanto, tiene un impacto positivo en la toxicidad del producto, así como en la salud de las poblaciones locales y la calidad de la tierra bajo la cual se cultiva el algodón.

BOLSAS DE ALGODÓN por BOLSAS DE PLÁSTICO

Otra razón por la que las bolsas de algodón son una mejor apuesta es su economía, ya que tienen muchas reutilizaciones, lo que no ocurre con las de plástico que ya nos cobran por ellas en todos los sitios y además son cada vez menos resistentes.

Y no olvidemos que las bolsas de plástico nunca desaparecen. Una vez en la naturaleza, se rompen en pedazos cada vez más pequeños y se convierten en microplásticos extremadamente contaminantes, sobre todo para los océanos. También participan en la contaminación de la cadena alimentaria y, por lo tanto, pueden tener un impacto directo en nuestra salud .

Finalmente, las bolsas de plástico casi nunca se reciclan porque el costo del proceso de reciclado es mayor que su valor. Por lo general, terminan incineradas, en vertederos o en por naturaleza.

¡Así que toma una acción cívica, despídete de las bolsas de plástico y reemplázalas por bolsas de algodón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *